BlogPatrocinadores/SponsorsSantiago del Palacio

CHAUMET Y LAS ABEJAS

14/10/2015 — by SilviaEme0

main

BlogPatrocinadores/SponsorsSantiago del Palacio

CHAUMET Y LAS ABEJAS

14/10/2015 — by SilviaEme0

CHAUMET Y LAS ABEJAS

Esta es la segunda parte de un post que tenía muchas ganas de publicar. Entre unas cosas y otras, he estado apilando material sin tiempo para darle salida. El mundo al revés vaya. Pero centrémosnos: las abejas de Chaumet.

He dejado estas piezas para el final por el trabajo artesano, la delicadeza y la exquisitez que representan.

BEE MY LOVE

BEE MY LOVE es el juego de palabras que Chaumet, utiliza para una de sus colecciones.

Chaumet es el buque insignia francés del lujo alto, y a su vez, el gran desconocido en España. Es una casa con una larga historia, que data de los tiempos de Napoleón, quien nombró a Marie-Étienne Nitot  su joyero oficial. Nitot fue el fundador de Chaumet, y las abejas se convirtieron en  el emblema oficial de la casa (al igual que lo fueron de Napoleón).

La colección “Attrape-moi… si tu m’aimes” (“Atrápame… si me amas”) inspirada en la araña y su juego de seducción con la abeja.

Rollos a parte, tal es el grado de implicación que Chaumet mantiene con las abejas, que se ha comprometido a su protección gracias a un acuerdo con la asociación “Terre d’abeilles”. Mediante esta operación “Salva las abejas”, Chaumet contribuye con cada abeja-joya de la colección “Attrape-moi… si tu m’aimes” a mejorar el medioambiente y colabora para conseguir que la abeja negra sea protegida por parte de la UNESCO. Además, puedes contribuir a salvar las abejas teniendo tu propio panal en su finca a la salida de París (lo que no sé, es por cuanto…). Todas sabemos la importancia que tienen las abejas, ¿no?

balta2firmabaja

Se dice que la perfección de una agua marina se alcanza cuando su color es mar Capri, y ésta, lo tiene. Por eso, la sortija que Claudia lleva en su otra mano es una joya UNICA: una sortija de oro blanco y dos diamantes talla baguette y una agua marina con una intensidad realmente singular.

Las dos piezas que brillan en su brazo, son dos pulseras Riviere de gran pureza y calidad, un clásico que nunca se pasa de moda.

Quiero dar las gracias a Claudia por posar para nosotras y a Balta Joyero (en especial a María) por confiar en nuestra apuesta (un poco loca y arriesgada) para mostrar sus magníficas joyas. Y como no, a Julia por sorprendernos una vez más con esta maravilla de fotos.

Disfruten de un gran día y pídanle un buen regalo a los reyes, a sus parejas o a quien sea. O practíquen el autoregalo, que siempre sienta bien….

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *